clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Derbimania Tejana

Mientras que hoy los rivales de CONCACAF Estados Unidos y México juegan un partido "amistoso" en Phoenix, Arizona.

¿Y ésto que hace ahí? Ya mismo lo recogemos...
¿Y ésto que hace ahí? Ya mismo lo recogemos...
Matthew Emmons-USA TODAY Sports

Mientras que hoy los rivales de CONCACAF Estados Unidos y México juegan un partido "amistoso" en Phoenix, Arizona, los tejanos nos preparamos para otra edición de nuestra rivalidad particular. Aun no vuelve el ida y vuelta de hace unos años (gracias, MLS, por arruinarlo) y el rival estrena nueva playera roja sin blanco, pero continua el sentimiento de no amistad (sino otra cosa) entre norte y sur de Texas.

El cañón hay que recuperarlo. Los juegos en BBVA Compass no son los mismos sin los pistoletazos de salida que tuvimos en 2012. Más aun, el Houston Dynamo debe continuar la línea de poderío casero que estableció en los primeros partidos de 2014 y evitar la humillación en casa ante el hermano pequeño. Dallas viene con una ofensiva calentita tras un buen comienzo, si bien han jugado tres en casa y solo uno fuera.

Mi mejor recuerdo personal del Texas Derby fue el partido en Dallas (perdón Frisco, a años luz de Dallas) en el 2011. Tenía el cañón a la vista en la sección que compartía con los fieles supporters naranja. Dallas llevó poco público a su estadio y pronto los de Houston hacían más ruido que los locales. Encima se consiguió la victoria 1-0 y el cañón (al cual yo señalaba tras el silbato final), dejando severamente humillados y expuestos a todos en Dallas. Internet estaba lleno de memes burlándose de FC Dallas y sus pocos fans.

Ahora toca evitar algo similar acá (Lo del público no es problema pues aquí SI hay seguidores y el estadio estará llenito) y de paso recuperar el trofeo que se perdió con el excitante y a la vez frustrante 3-2 del año pasado, donde curiosamente de pronto apareció el público en Frisco… con posiblemente ayuda de los clubes juveniles y otros digamos invitados del club para evitar otro 2011, por cierto.

Ahora pregunto: ¿Cuáles son sus mejores memorias del Texas Derby, y cómo se están preparando para la batalla el sábado?